Cuando los republicanos intentaron apoderarse de ‘Born in the USA’

520

“Llevo diez años quemando la carretera / sin sitio a donde ir / no tengo a donde ir”.

Así concluye uno de los temas más conocidos de Bruce Springsteen, Born in the USA.

El presidente republicano Ronald Reagan se refirió a The Boss y a este tema fue uno de los que mencionó la canción en un discurso frente a la estatua de la Libertad con el objetivo de ganar un puñado de votos del electorado más joven.

Y se refirió a ella como un tema patriótico, buscando el tan afamado sueño americano. “Mi trabajo -dijo Reagan- consiste en ayudaros a que esos sueños se hagan realidad”.

Sin embargo, Reagan fue criticado por realizar una interpretación muy superflua del tema, sin entrar al fondo de la misma.

Y ese fondo no era, y no es otra cosa, que una dura crítica a aquel Estados Unidos que sucumbió en Vietnam.

A aquellos soldados que cuando regresaron de la guerra intentaron recuperar sus trabajos y se encontraron las refinerías cerradas.

Born in the USA desenmascara una Norteamerica pintada de mítica, tal y como transmitía Reagan, pero en la que The Boss seguía buscando “su hogar dentro de su propio país”.