La joven que cocinó y se comió una pizza en casa de Harrison

710

Que los artistas, sean de la disciplina que sean, nos tengan acostumbrados a ciertas excentricidades resulta ya más o menos habitual.

Sin embargo, algunos fans tampoco escapan de este tipo de actos cuanto menos raros.

En 1999, Cristin Keleher, con 27 años, se sumergió en la casa de George Harrison de Hawái.

Al observar que la propiedad estaba vacía, la joven Cristin decidió prepararse una pizza congelada y comérsela tranquilamente.

Fue detenida y condenada a 4 meses de prisión.

Ocho años más tarde la encontraron muerta dentro de un coche. El responsable fue su pareja que, después de asesinarla, situó su cuerpo en el coche, se acurrucó a su lado y se pegó un tiro en la cabeza.