La primera guitarra de Elvis Presley

930

Corría el año 1946 cuando Gladys Presley acompañó a su hijo de 11 años a una tienda de música para hacerle un regalo de cumpleaños.

Elvis, que era como se llamaba aquel pequeño, había pedido un rifle pero éste costaba 28 dólares que su familia no se podía permitir.

Finalmente aceptó la guitarra de 12,75 dólares aunque a disgusto.

El propietario de la tienda le dijo en aquel momento a modo de presagio: “Si aprendes a tocar esta guitarra es posible que algún día llegues a ser famoso”.

El pequeño Elvis se puso a practicar conmovido por aquellas palabras.

Es la historia del primer contacto de Elvis con la música, pero es también una historia de paz.