¿Pasarías una noche entre espejos o en una cabaña de carbón? (3)

546

Seguimos con ese serial de los lugares más extraños para pasar una noche.

Y seguimos hablando de turismo, de emprendedores que han decidido ofrecer algo diferente.

Esta vez nos adentramos en un pueblo medieval. No parece demasiado extraño pero esta pequeña villa italiana conserva las casas típicas de la época, eso sí, con más confort.

En Canadá podemos subirnos a un árbol y disfrutar de una noche en una casa construida sobre sus ramas.

O si aun queremos apostar por un concepto más campestre, podemos viajar a Suecia y pasar una magnífica noche en una cabaña de carbón.

Si lo nuestro es el egocentrismo, Suecia tiene también la opción ideal. Un cubo de espejos situado en un árbol. Cada vez que despiertes podrás comprobar que sigues ahí.

Seguiremos buscando los sitios más extraños para hacer turismo.