Sabina y Banderas, dos amigos de “mar y vino” y alguna cosa más

495

Se conocieron en Málaga y desde aquel momento Joaquín Sabina y Antonio Banderas cuajaron una sólida amistad.

Pero fue cuando el hoy consagrado actor decidió hacer las maletas y buscarse la vida en Madrid.

Banderas trabajó de corista para el cantautor andaluz y como él mismo confiesa, le pagaba mucho más de lo que debía pagarle.

Compartió coro con Sabina en Rockola y en comedores universitarios de Madrid en un momento en que Banderas trabajaba en cualquier cosa para sobrevivir.

Sabina le escribió una dedicatoria que terminaba diciendo: “Amigos ya para siempre”. La dedicatoria también aludía a “un mes de mar y vino” y alguna cosa que más que el actor malagueño prefiere omitir.